ACLARACIONES RESPECTO AL COMUNICADO DE TRANSPORTES SEGURA Y SU PETICIÓN DE 18 AÑOS DE PRISIÓN PARA SEIS PERSONAS SOLIDARIAS.

El día 19 de abril de 2018, y siguientes, coincidiendo con las
declaraciones judiciales a las que se vieron obligadas a acudir seis
personas solidarias con el conflicto laboral que ha provocado
Transportes Segura, a los que piden 18 años de cárcel, aparecía
reproducido o citado en diversos medios un comunicado de dicha empresa
vertiendo diversas consideraciones, con intencionalidad informativa,
parciales e interesadas al respecto. Es por ello que nos vemos en la
obligación de contestar a las mismas debidamente aclarando que nuestras
afirmaciones están sostenidas por sentencias judiciales ya dictadas, o
la publicación misma de diversos hechos (concentraciones, piquetes,
propaganda, etc) en nuestros medios, por lo que no tenemos nada que
ocultar ni tergiversar. No parece que el relato de la empresa
Transportes Segura tenga tal rigor al constituir una sucesión de medias
verdades y mentiras completas, argumentando falazmente la desproporción
de sus actuaciones. Rogamos, pues, a los medios de comunicación que se
han hecho eco del citado texto que recojan del mismo modo nuestra
aportación por considerar, al menos, el contraste y la veracidad de lo
expuesto.
 
En el mes de septiembre de 2016 la empresa Transportes Segura despide
injustamente a un trabajador por querer avenirse a lo acordado en
convenio, lo recogido en el Estatuto de los Trabajadores y reglamentos
análogos; y negarse a hacer horas extras e infringir las leyes laborales
en materia de horarios, descansos y de seguridad vial, por presiones
empresariales, en su puesto de trabajo como conductor de camión de gran
tonelaje. Ante ello, desde el sindicato CNT se emplaza a la empresa a
llegar a un posible entendimiento para solucionar la situación, a lo que
se niega rotundamente; y en el paso previo al proceso judicial que
supone el acto de conciliación en el SMAC, persiste en tal cerrada
postura. Siendo así, las denuncias laborales siguen su curso y en otoño
de 2017 se sentencia como despido improcedente, a lo que Transportes
Segura solo recurre un matiz salarial, por lo que “de facto” están
reconociendo la injusticia del despido del trabajador; y desde el
sindicato se recurre para nulo, pues se entiende que respondió a un
meridiano acto de represión sindical, al suponer su respuesta a la
pretensión de salvaguarda del trabajador de sus derechos más básicos,
suponiendo entonces una vulneración de derechos fundamentales por parte
de la empresa, quebrantando su libertad sindical.
 
No obstante, y como sindicato que se precie, se inicia una campaña de
difusión del conflicto y denuncia pública de tales actitudes
empresariales. Ni más ni menos lo que debería hacerse en cada caso de
abuso patronal. Así, como dice la empresa Transportes Segura en su
comunicado, se han realizado piquetes, concentraciones, propaganda,
difusión a través de internet, actos de solidaridad en otras
localidades, etc. Sí, y se han incrementado según la actitud terca y
perversa de la empresa ha derivado en varias acusaciones penales, que
más adelante desarrollamos, y en provocaciones personales y directas,
además, a varios de los imputados. Sin ninguna intención de entrar en
ello pero al pretender judicializar el conflicto, y por más que pese a
nostálgicos de tiempos pretéritos, el sindicalismo queda contemplado en
el Art.28 de la CE, y en la LOLS, por si queda alguien todavía
despistado a estas alturas. Pretensiones similares a la de esta empresa
ya han sido revocadas por sentencias del Tribunal Supremo que no ve
ningún delito en la protesta sindical. Y, claro, desde que han
recrudecido la presión judicial el conflicto ha encontrado mayor eco y
apoyo por parte de la población y los movimientos sociales de
Guadalajara y otros lugares, como es lógico.
 
Aluden en su comunicado, además, a supuestas acciones contra sus
camiones, hechos por los que quisieron imputar a dos personas
solidarias, y que el juzgado de Guadalajara archivó, y la Audiencia
Provincial hizo lo propio, ante el recurso de la empresa, en febrero y
mayo de 2017. A estas mismas personas les acusan de supuestos y diversos
delitos, por lo que son citados a juicio en abril de 2017. Su parte
solicita el aplazamiento para ampliar la denuncia, ya de por sí
desproporcionada. Y de ello, llegan 6 citaciones para el 19 de abril de
2018, sobre la instrucción de diversos hechos en los que se monta un
relato de denuncia con acusaciones insostenibles en las acciones
sindicales que le son propias a cualquier sindicato, pero añadiendo un
vergonzante colorario de falsedades,  como que se han realizado piquetes
en viviendas de gerentes de la empresa y sus padres, lo que es
rotundamente falso, y retrata la catadura moral de estos empresarios,
poniendo en liza a sus propios allegados, por velar por sus intereses
económicos y su intransigencia. Asimismo, se solicitaban previas a las
declaraciones las siguientes medidas cautelares: órdenes de alejamiento
para los investigados; prohibición a la CNT de hacer piquetes; clausura
de la web, redes sociales y todo medio de comunicación de la CNT. A ello
la fiscalía del caso se desmarca, plenamente, calificándolo de absoluta
desproporción, y tildando de lo mismo al proceso en sí.
 
Transportes Segura pretende hacer ver en la campaña sindical una
obcecación de desprestigio por esta parte, pero ella misma se lo está
otorgando con sus actitudes. Seguiremos informando de la evolución del
caso, laboral y judicial, de los informes de la Inspección de Trabajo y
Hacienda por las irregularidades cometidas por esta empresa, etc. Querer
representar en su comunicado a una “familiar, pequeña y asustada
empresa” no se corresponde con la persecución y acoso, por todos los
medios posibles, que están procurando hacia varias personas solidarias
con este conflicto sindical. A tenor de todo lo expuesto, la valoración
de “antisindical” que hace Transportes Segura a toda la campaña se torna
de desfachatez rotunda.
 
Que cada palo aguante su vela.
 
CNT- Guadalajara