CONTRA EL ATROPELLO PATRONAL, LA CNT PLANTA CARA