ACTO DE HOMENAJE A LOS ANARQUISTAS VÍCTIMAS DEL FRANQUISMO EN GUADALAJARA.

 

Por la memoria de los anarquistas y antifascistas víctimas del franquismo.

 

El 13 de mayo de 1940 el régimen franquista fusilaba a 54 presos antifascistas en el cementerio de Guadalajara en lo que fue la mayor “saca” de presos de toda la posguerra. Aquel año, en total, serían fusiladas 594 personas en dicho cementerio, y hasta 1944 serían 822 los antifranquistas asesinados en la capital, cuyos cuerpos se encuentran todavía hoy enterrados en las diferentes fosas del cementerio municipal. Otras 155 víctimas de la represión de la dictadura, muertos por las duras condiciones de las cárceles, yacen junto a estos fusilados, sumando la cifra total de 977 víctimas mortales (cifras extraídas de las investigaciones del Foro por la Memoria de Guadalajara). De todos ellos, 65 pertenecían a organizaciones anarquistas como la CNT, la FAI o la Federación Ibérica de Juventudes Libertarias.

El pasado 30 de junio de 2017 el Pleno del Ayuntamiento de Guadalajara aprobaba la moción conjunta presentada por Ahora Guadalajara y el grupo municipal socialista por la cual se comprometía a dignificar las fosas del cementerio donde están enterradas esas 977 víctimas conocidas de la represión franquista, además de convertir dichos lugares en espacios de memoria democrática. La moción había sido apoyada, además, por el Foro por la Memoria de Guadalajara y por la Agrupación de Familiares de Víctimas de la Represión Franquista de la Fosa Común del Cementerio de Guadalajara. Todos los grupos políticos excepto el Partido Popular votaron a favor de la moción.

 

Sin embargo, ¿ha hecho algo el consistorio municipal, dirigido por el PP, para cumplir los acuerdos de aquella moción? La respuesta es una negativa rotunda. El compromiso de los populares guadalajareños encabezados por Antonio Román y Jaime Carnicero con la memoria de quienes lucharon y murieron por la libertad y la justicia social y por la reparación de dichas víctimas es nulo. Ya en 2010 y 2013 el PP rechazó sendas mociones presentadas por PSOE e IU similares a la aprobada el año pasado. En septiembre de 2015 otro pleno municipal, pese a la negativa de los populares, aprobó la retirada del callejero franquista de Guadalajara (la Plaza del Capitán Boixerau Rivera, la calle del general Moscardó de Guzmán, la calle de Fernando Palanca, la calle Gutiérrez Orejón, la calle y travesía de los Hermanos Ros Emperador y la Plaza de los Caídos), reivindicación que la CNT de Guadalajara venía haciendo desde el año 2004. El PP, fiel a su talante prepotente y autoritario, nunca hizo efectiva dicha moción, sino que se limitó a realizar un cambio parcial dos años después, a golpe de decreto y sin contar con la opinión ni la colaboración de los habitantes de la ciudad.

El insulto de los populares a las víctimas de la dictadura franquista continuó cuando, tras la exhumación en junio de 2017 del cuerpo de Timoteo Mendieta y otros 27 asesinados, en el marco de la querella argentina contra los crímenes del franquismo, reclamó a la Asociación para la Recuperación de la Memoria Histórica la cantidad de 2.057 euros por los trabajos en el cementerio; trabajos que, por otra parte, habían corrido a cuenta de la propia Asociación. De nuevo, el PP se saltaba otro acuerdo previo de pleno que eliminaba las tasas de exhumaciones a represaliados por la dictadura, y menospreciaba la memoria y el respeto a las víctimas del franquismo y a sus familiares y allegados.

Con este historial de prepotencia y desprecio a la memoria antifranquista, el PP se niega actualmente a cumplir los acuerdos del pleno de junio de 2017. Según dicha moción, el Ayuntamiento debería haber instalado una lápida corrida con una inscripción con el texto “Por la libertad, la justicia y la democracia” junto a los nombres de las 977 víctimas de la represión franquista enterradas en el cementerio, algo que el Ayuntamiento del PP no ha hecho. Por otra parte, en el acuerdo se recogía que “el Ayuntamiento autorizará la colocación de placas individuales y colectivas a las víctimas de la represión franquista para familiares y organizaciones vinculadas con las víctimas, siempre que preserven el espacio y los enterramientos.” En base a dicho acuerdo, la CNT Guadalajara lleva intentando desde hace varios meses colocar una placa en homenaje a los 65 militantes anarquistas víctimas del franquismo enterrados en el cementerio. Las respuestas del Ayuntamiento a las solicitudes del sindicato han sido una y otra vez insultantes. Primero se exigió la lista completa de los fallecidos y su ubicación en el cementerio, después se pidió un boceto de la placa que se pretende colocar, se pidió también que dicha placa se ajustase a unas medidas aleatorias dictadas por el Ayuntamiento… Desde CNT Guadalajara pensamos que la voluntad del Partido Popular para recordar y dignificar a las víctimas del franquismo es inexistente; no es cuestión baladí que los orígenes de dicho Partido estén estrechamente relacionados con representantes de la dictadura. No podemos consentir que se menosprecie, se insulte y se olvide a quienes dieron sus vidas en la lucha por la libertad y por la consecución de una sociedad más justa e igualitaria. Tampoco pensamos que nadie nos tenga que dar permiso para honrar a militantes anarquistas y anarcosindicalistas asesinados por el fascismo. Es por ello que el próximo día 26 de mayo la CNT Guadalajara procederá a la colocación en el cementerio municipal de una placa homenaje a los militantes libertarios asesinados por la dictadura en Guadalajara, en un acto en el que invita a todos aquellos grupos, asociaciones e individualidades que se sientan identificados con la defensa de la memoria antifranquista y la dignidad de las víctimas.

La dictadura juzgó a 7.488 personas en Guadalajara desde 1939, de las que 1.418 acabaron finalmente muertas; no pueden caer en el olvido ni mucho menos ser insultadas y despreciadas por quienes no respetan ni nunca respetaron la libertad y la justicia social. Asimismo, queremos recordar que la propia dictadura, sus instituciones, sus juicios y sus sentencias siguen sin haber sido ilegalizadas. No basta solamente con declararlo ilegítimo, han de anularse sentencias y tribunales, y juzgar como se merece a un régimen que durante cuarenta años cometió infinidad de crímenes contra la humanidad. Recordamos, a su vez, que más de 120.000 personas siguen desaparecidas o enterradas en cunetas y cementerios a lo largo y ancho del país, y pensamos que dichos crímenes y sus responsables deben ser juzgados y la memoria de las víctimas debe ser rescatada. En CNT, una de las organizaciones que más sufrió la represión franquista, lo tenemos muy claro. No vamos a descansar hasta que nuestros compañeros y compañeras sean satisfactoriamente dignificados, hasta que se sepa toda la verdad de los crímenes franquistas, hasta que se haga justicia y hasta que se realicen las reparaciones pertinentes. Para nosotros, la memoria de los luchadores antifascistas nunca desaparecerá, y recogemos el testigo de la lucha por la emancipación social y por la consecución de una sociedad justa e igualitaria donde desaparezca la explotación del hombre por el hombre. Una vez más, gritamos bien alto: muerte al Estado y viva la anarquía.