DÍA INTERNACIONAL DE LA MUJER TRABAJADORA, DÍA DE HUELGA GENERAL FEMINISTA (24H) 12 H CONCENTRACIÓN (Subdelegación del Gobierno, Guadalajara) 19 H MANIFESTACIÓN (Plaza del Infantado, Guadalajara)

Históricamente el 8 de marzo se ha conmemorado el día internacional de la Mujer Trabajadora, pero el patriarcado y el capitalismohanconseguido convertirlo en un simpledía de la mujer”, quepretende borrar de un solo golpe la historia de las mujeres trabajadoras que lucharon y murieron por reclamar sus derechos como clase y como mujeres.
 

 El 8 de marzo es una fecha con un fuerte contenido simbólico, en el que urge visibilizar las luchas y no olvidar nuestra historia. Por ello es necesario recuperar el verdadero contenido del día 8 de marzo e incluso ir más allá, dotarlo de nuevas reivindicaciones y poner en marcha nuestra mejor herramienta de lucha: La Huelga General. Existen mil razones para acudir, mujeres y hombres, a la Huelga General el 8 de Marzo y aquí se pretende reflejar algunas de ellas.
 

  Llamar a la Huelga General el día en que se conmemora la lucha de la Mujer Trabajadora, no es solo una herramienta para denunciar la situación laboral de la mujer, sino que forma parte de una estrategia de lucha contra el patriarcado, el capitalismo y la desigualdad entre géneros. Por eso es importante que mujeres y hombres la secunden y con ello dejen patente su rechazo a la sobreexplotación de la mitad del género humano.

 Por lo general las mujeres trabajadoras tenemos que soportar un grado de explotación más elevado que los hombres, desde el momento en que por iguales o similares trabajos la retribución salarial es considerablemente más baja. Sufrimos con mayor crudeza la temporalidad y precariedad laboral, al tiempo que tenemos multitud de sectores de actividad vedadosa pesar de que no existe legislación que nos prohíba trabajar en ellos. También se nos penaliza la maternidad, algo que muchos empresarios y empresarias sin más no toleran, obstaculizan, o directamente nos despiden.

 Es precisamente la estructura patriarcal y capitalistade esta sociedad la que nos relega a un segundo plano, adjudicándonos básicamente un papel servil, cuidador y reproductivoque nos condena en el mundo laboral a ser una prolongación de ese pensamiento, por lo que sufrimos mayor temporalidad, tenemos menores salarios y ocupamos mayoritariamente sectores laborales relacionados con los servicios y los cuidados.

 Se da también la circunstancia de que
cada vez que la mujer se incorpora significativamente a un sector laboral masculinizado, los salarios bajany las condiciones empeoran a una velocidad de vértigo. La realidad laboral que sufrimos las mujeres nos aboca a la pobreza, de ahí que se hable de la “feminización de la pobreza”, con raíces profundas en el sistema de explotación patriarcal y capitalista, y no solo mientras se está en edad laboral, sino también en la vejez, ya que dos de cada tres pensionistas que no superan el SMI son mujeres. La brecha resulta especialmente sangrante en los tramos más bajos de pensión.

 La estabilidad laboral entre los varones es aproximadamente cinco puntos superior a la de las mujeres. La brecha de género se traduce en unas
tasas de actividad y de empleo inferiores a las de los hombres así como en una tasa de paro 3,03 puntos superior a la masculina. No se puede obviar el problema del subempleo, que afecta en España a 1,9 millones de trabajadoras y trabajadores, 59 % mujeres y 41 % hombres.

 Por supuesto no nos olvidamos de todo el trabajo doméstico y de ciudados que las mujeres mayoritariamente tenemos que asumir fuera del ámbito laboral, que por supuesto no está remunerado de manera alguna.

 En definitiva, la lucha contra el patriarcado y el capital no es solo cuestión de mujeres, la lucha contra la explotación, contra la pobreza, contra cualquier forma de dominación, nos incumbe a la totalidad del género humano, mujeres y hombres que comparten un ideario y son capaces de pelear por él.

 Por ello el 8 de marzo es necesario que la totalidad de la clase trabajadora acuda a la huelga general, para convertir ese día en una jornada de lucha económica e ideológica, frente al patriarcado y el capitalismo, dotada de contenido reivindicativo y transformador, que nos empodere como mujeres trabajadoras y deje un mensaje bien claro al sistema de explotación más antiguo de la humanidad.


¡JUNTAS PARAMOS, JUNTAS AVANZAMOS!
¡VIVA EL 8 DE MARZO!
¡VIVA LA LUCHA DE LA MUJER OBRERA!