JORNADAS ANTIMILITARISTAS EN CNT GUADALAJARA. 24 Y 26 DE MAYO.

Siguiendo con la programación del mes de Mayo os presentamos las jornadas antimilitaristas que desde el SOV de CNT Guadalajara vamos a llevar a cabo con motivo de la celebración del desfile de las fuerzas armadas el 27 de Mayo en nuestra ciudad.

Las actividades preparadas se llevarán a cabo en el local de El Rincón lento (C/ Marqués de Santillana nº 13) los días 24 y 26 de este mes.

- Miércoles 24 de mayo 18:00 horas: Taller de objeción fiscal a cargo de Mª Eugenia Blanco (abogada) + Proyección documental "Mirar a la ventana", con posterior debate.

- Viernes 26 de mayo 18:00: charla-debate "Propuestas antimilitaristas de lucha social y alternativas a la defensa militar" a cargo del Colectivo Utopía Contagiosa.

Aquí podéis acceder a nuestro comunicado respecto al desfile de las fuerzas armadas:

http://guadalajara.cnt.es/index.php/novajoj/accion-social/1236-comunicado-de-cnt-guadalajara-respecto-al-desfile-del-dia-de-las-fuerzas-armadas

 

COMUNICADO DE CNT GUADALAJARA RESPECTO AL DESFILE DEL DÍA DE LAS FUERZAS ARMADAS

NI EJÉRCITOS, NI MONARQUÍA

       El próximo sábado 27 de mayo se celebrará en Guadalajara el desfile del Día de las Fuerzas Armadas, el primero con Cospedal como Ministra de Defensa. El motivo es la supuesta recuperación económica, que posibilita llevar el desfile fuera de Madrid, donde se ha celebrado durante los últimos cuatro años al conllevar menos gastos económicos. Esa supuesta “recuperación económica” podrá notarse en las cifras macroeconómicas, pero no así en el día a día de los trabajadores, que seguimos sufriendo en múltiples aspectos las consecuencias derivadas de la crisis del 2008.

      Desde CNT Guadalajara nos oponemos frontalmente a un acto de tales características, que supone una de las mayores exhibiciones de militarismo y al que acudirán, además de la cúpula militar y el Ministerio de Defensa, los Reyes de España. Nuestra oposición a semejante acto de despilfarro económico y de apología de una serie de valores que consideramos lo más despreciable de la sociedad, viene motivada por lo siguiente.

      En primer lugar, entendemos que las Fuerzas Armadas, máximas representantes del militarismo, no deberían tener cabida en ninguna sociedad que pretenda defender la paz, la justicia, la igualdad y la libertad. El militarismo representa valores tan negativos como la obediencia, la jerarquía, la sumisión, la competitividad, la desigualdad, el patriarcado, el racismo y la xenofobia, la violencia... Construir una sociedad justa, libre y en paz pasa por criticar y desechar aquellos organismos, instituciones o personalidades que reproduzcan los valores que acabamos de enumerar, puesto que su apología y reproducción no es sino un impedimento en la consecución de dicha sociedad. Frente a estos valores queremos hacer hincapié en la necesidad de transmitir conceptos como la solidaridad y el apoyo mutuo, la cooperación, el respeto y la tolerancia en la resolución de conflictos, así como el desarme y la no violencia.

      Por otro lado, queremos señalar la complicidad y complementariedad entre el militarismo, el Estado y el capitalismo. Estos tres elementos se necesitan mutuamente para poder reproducirse y perpetuarse. Los valores propios de los Ejércitos, citados anteriormente, tienen una función ideológica en la supervivencia del mundo capitalista. El Estado, por su parte, utiliza al militarismo y sus ideales patrióticos para dividir el mundo en naciones, en muchos casos enfrentadas entre sí, ocultando el principal conflicto de fondo que es el conflicto de clase, el que enfrenta a los trabajadores con los capitalistas. Es por ello que frente al patriotismo queremos resaltar la importancia del internacionalismo, de la solidaridad entre los pueblos y de la unión de los trabajadores de todos los países, independientemente de los intereses de los Estados a los que pertenezcan. A su vez queremos rechazar las numerosas guerras imperialistas y neocoloniales perpetradas, en la mayoría de los casos, por Estados que se dicen a sí mismos democráticos y luchadores por la paz. Estos Estados, haciendo alarde de una hipocresía mayúscula, han demostrado una y otra vez su desprecio por la paz y por los Derechos Humanos promoviendo o protagonizando guerras, desestabilizando regiones y sociedades enteras, provocando, directa o indirectamente, la violación de Derechos Humanos y expoliando innumerables recursos a pueblos enteros. Y es que la guerra forma parte del sistema capitalista y de los Estados que lo defienden; la guerra es un negocio y un medio más de expansión de los mercados y del imperio del dinero; el Ejército y la guerra solo sirven a los intereses de la clase dominante.

      Otro aspecto a criticar es el gasto militar. Desde CNT apostamos por el gasto 0, no estamos a favor de ningún presupuesto militar, por pequeño que éste sea. Pero es que además tenemos que denunciar el aumento del gasto militar que se viene produciendo en los últimos años, tanto en el Estado español como a nivel internacional. Los países miembros de la OTAN, organización de la que España forma parte, se comprometieron en 2014 a destinar un mínimo del 2% del PIB a sus gastos en Defensa antes de 20251. En España el gasto actual está en torno al 0,92% del PIB, cifra que, al elevarse al 2% como marca el compromiso actual, supondría un gasto de 12.000 millones de euros anuales, el equivalente a dos meses de paga completa de las pensiones por jubilación, y convirtiéndose en el mayor presupuesto militar desde el franquismo. En el presente año, el presupuesto del Ministerio de Defensa ya ha aumentado un 32% respecto al año pasado: de 5.734 millones de euros ha pasado a 7.576. A esto hay que sumarle más dinero de los Fondos de Contingencia y otras partidas militares que, sin pertenecer a Defensa, se ocultan en otros Ministerios u organismos: Organismos Autónomos de Defensa, I+D militar (Industria), las Clases Pasivas del Estado -pensiones militares- (Seguridad Social), gastos en organismos como la OTAN (Exteriores), Guardia Civil (Interior), CNI… Este incremento del gasto militar contrasta con los constantes recortes que se vienen sucediendo desde años atrás en materias de Sanidad, Educación o Servicios Sociales. En vez de reducir gastos militares para invertir en estas materias, invertir en cultura o invertir en programas de solidaridad con otros pueblos, la inversión en materia militar no se cuestiona. Cospedal lo dejó claro en unas declaraciones hechas en marzo en Washington, tras una reunión con el secretario de Defensa estadounidense: “Si no tenemos garantizada nuestra defensa y nuestra seguridad, da igual tener garantizado el subsidio de desempleo, la sanidad pública o la mejor educación, porque lo primero que necesita un país es seguridad.” Las prioridades de la señora ministra están claras, y estas palabras se comentan por sí solas. Así se entiende mejor cómo, tras la presidencia de María Dolores de Cospedal en la Junta de Comunidades de Castilla-La Mancha entre 2011 y 2015, la situación de los servicios sociales en la región es nefasta, habiendo sido Castilla-La Mancha líder en recortes sociales de toda España. Recortar en ayudas sociales o becas, sin problema; ¿recortar en gastos militares? “La respuesta es breve y sencilla: no” Palabras de la propia ministra. El traer el desfile del Día de las Fuerzas Armadas a Guadalajara es otro “logro” de Cospedal para la Comunidad (un desfile que el año pasado costó 136.000 euros).

       Respecto a los soldados del Ejército español activos en el extranjero, actualmente hay cerca de 3.000, aunque para el mes de junio la cifra ascenderá a más de 3.300, la más alta de los últimos años (en diciembre de 2015 había 2.200), ya que se van a enviar tropas a una misión de la OTAN en Letonia para reforzar la política de contención de Rusia. Aunque España no está participando de forma oficial en ninguna guerra, la presencia de militares españoles en El Líbano, Irak, Turquía, Mali, Túnez, Senegal, Afganistán, República Centroafricana, etc. principalmente en misiones de la OTAN, de la UE, de Naciones Unidas y de la Coalición Internacional contra el Dáesh es, cuanto menos, un dato a tener en cuenta a la hora de valorar la posición española en la geopolítica internacional, cada vez menos tendente a la resolución pacífica de conflictos y a la ayuda humanitaria.

      No podemos olvidarnos tampoco del tremendo negocio que supone el comercio de armamento. España ha subido a la cima, situándose en el sexto puesto mundial como país exportador de armas, alimentando con esas ventas conflictos que desangran a regiones enteras y contribuyendo a las constantes violaciones de Derechos Humanos perpetradas por países clientes como Arabia Saudí. Relacionado con esto tenemos que señalar también la complicidad entre grandes empresas militares y el Estado español. El enorme gasto en programas de armamento que se realiza desde el Ministerio de Defensa u otros como el de Industria beneficia enormemente a empresas como General Dynamics-Santa Barbara, Airbus Defense and Space, Navantia o Indra; el Estado, a través del SEPI (Sociedad Estatal de Participaciones Industriales), es el accionista principal de estas tres últimas. A esto hay que sumarle la estrecha relación de algunos políticos con la industria militar, caso del ex ministro de Defensa Pedro Morenés. Como ocurre con las eléctricas, se produce una situación de preferente trato de favor del Gobierno para con la industria militar, que prácticamente vive de la parasitación del Estado.

      Sobran, como vemos, las razones para oponernos frontalmente al militarismo y para rechazar sus actos de propaganda y autoafirmación, como lo es el desfile del próximo 27 de mayo. El Ejército no representa sino lo peor de nuestra sociedad, es portador de una serie de valores totalmente opuestos a la paz, la libertad y la autonomía de los pueblos y los individuos, además de suponer unos gastos económicos aún más incomprensibles en este contexto de crisis. No hay mayor amenaza para la paz que las Fuerzas Armadas y todo lo que ellas conllevan. El mando supremo de este organismo, que también aparecerá por Guadalajara el día 27, es el Rey. No concebimos una institución, como lo es la Monarquía, más opuesta a la igualdad y la democracia en el sentido más amplio del término. Nuestro rechazo a su visita a Guadalajara es, también, pleno. Por todo esto, desde CNT decimos:

¡¡NI EJÉRCITOS, NI MONARQUÍA!!
¡¡NO A LOS GASTOS MILITARES!!
¡¡NO A LAS GUERRAS DEL CAPITAL!!
¡¡NO AL DESFILE DEL 27 DE MAYO!!

______________

1 Los datos y las informaciones que aparecen en este artículo han sido extraídos de los diarios digitales El Confidencial, La Marea y eldiario.es y de artículos, publicaciones e informes de los portales web de los grupos antimilitaristas Tortuga, Insumissia y Mujeres de Negro Contra la Guerra.

 

 

 

 

 

 

 

Situación legal, experiencias y realidades de un pueblo recuperado: Fraguas. Domingo 7 de Mayo, 18 h, Local CNT, Guadalajara.

Acto informativo en nuestro local este próximo domingo 7 de Mayo a las 18h a cargo de lxs compañerxs de Fraguas en el que nos explicarán su proyecto y la situación en la que se encuentran a raíz de la oleada represiva que están padeciendo.

¡No faltes! ¡Fraguas vive!


RETIRADA INMEDIATA DE TODOS LOS CARGOS A LXS REPRESALIADXS EN FRAGUAS.

 Una vez más, las diferentes instituciones administrativas, tanto estatales como de la propia JCCM (Junta de Comunidades de Castilla la Mancha), apuestan por el bloqueo y destrucción de cualquier proyecto comunitario, autogestionario y paralelo que no discurra por el habitual cauce del desarrollo mercantil, legislativo y dogmático. Sin embargo, éstas nos advierten cada cuatro años la intención de recuperar y fomentar el sector rural. Para dar cuenta de lo expuesto, nos tendremos que acercar hasta el antiguo municipio abandonado de Fraguas, en la sierra norte de Guadalajara, donde lxs actuales vecinxs llevan desde el año 2013, reconstruyendo con sus propios medios, las ruinas que el Estado dejó de herencia tras su abandono definitivo hacia finales de la década de los 60.

 De la historia pasada de Fraguas, no ahondaremos en imposibles archivos documentales para imaginárnoslo. Cuatro pinceladas con pigmentos vivos, son suficientes para pintar una colorida acuarela que defina un paisaje silvo-pastoral, cuasi bucólico, con colores tierra para las fachadas de sus casas, así como para sus alrededores, trazos austeros que definan las siluetas de sus habitantes, así como la sobria personalidad de los mismos...Debió de ser un pequeño pueblo, aun de menos vecinxs, que sus vidas discurrían integradas en el medio natural que les circundaba, con sus festejos y penurias, con sus hacenderas y obligaciones, no distinto a cualquier otro pueblo de la comarca, con su trazado viario, su iglesia, su plaza mayor, su fuente, el lavadero…

 Pero esta aparente normalidad se vio interrumpida a consecuencia del avasallamiento industrializador y esquilmador de Paco “el rana” durante más de la mitad de la dictadura. Que la economía de aquel sistema se basara en la agresiva e insostenible autarquía, sin más miramientos que la propia producción mediante la sobreexplotación de los recursos, del abandono (a veces voluntario otras tantas forzado) de la gente del entorno rural a las falanges urbanas, no saldría gratis.

 Todo despoblamiento conlleva a dos sendas angostas, y cada una de éstas a su vez a otras que no tienen salida posible alguna. La primera la ausencia de pobladorxs, que al no seguir interactuando sobre el medio, genera indirectamente consecuencias secundarias (sistemas agro-pecuarios perdidos, pérdida de variedades genéticas, extinción de razas ganaderas, pérdida del paisaje, así como de los acuíferos por falta de mantenimiento y por supuesto socialmente, la pérdida de la cultura e historia del municipio de las gentes que se autoorganizaban para decidir sobre lo que a ellxs les competía, sin más normas que las que surtían de sus propios acuerdos). Del otro lado, este espacio abandonado queda a merced de las instituciones, que con las mencionadas miras intensificadoras de la producción, reconstruyen el municipio justo al revés de lo que la voluntad y la lógica humana-natural desean (desaparición de los bosques autóctonos en detrimento de especies forestales foráneas más rentables, construcción de un vivero para semillar los pinos que posteriormente ocuparan las laderas del municipio, desaparición por tanto de los aprovechamientos comunales sostenibles a pequeña escala de leñas de roble, de pastos, de colmenas..).

  Hilando de nuevo con el recurso del símil pictórico, el paisaje que esbozó el franquismo, no era por tanto colorido. Más bien se esbozaba grisáceo con carboncillo en blanco y negro como el propio NO-DO. En donde hubo vida, había llegado la muerte, aunque trataran de dibujarla de distinta forma. Muerte no solo de lo natural, si no de lo social aun en mayor grado.

 Que la democracia posteriormente llegara con aires de libertad, no suponía precisamente el ejercicio de la misma. Muy al contrario, el actual nuevo sistema neo liberal, ha servido en el ámbito rural para depurar las políticas del anterior periodo a nivel productivista, pero ésta vez, con el objetivo de reglamentar y articular todas y cada una de las posibles acciones antrópicas que las personas pudieran ejercer sobre el medio. Toda la normativa que se aprueba, así como las subvenciones con inútiles fondos para regar el actual campo europeo, y las instituciones creadas al efecto con fondos públicos, se motivan en sus títulos preliminares con palabras bien sonantes creadas en el siglo XXI a tal efecto, por el llamado capitalismo verde (leyes para la conservación de la naturaleza, leyes para la biodiversidad, leyes para espacios naturales, leyes para la sostenibilidad ambiental, leyes en defensa del patrimonio histórico, ayudas al fomento del sector agropecuario, ayudas al evitar el despoblamiento, ayudas al sector ganadero...). Y que incongruencia resultará, que cuantos más artículos buscan la protección y conservación de la naturaleza, así como el desarrollo de las zonas rurales, más abandono y pérdida de estos espacios real, física y palpable...”in crescendo”. La administración se limita a regular y reprimir actuaciones que paradójicamente antes fomentaban el equilibrio social y natural en las zonas rurales, y que hoy día son sancionables por el mero echo de disponerlo la norma. La realidad es que si no hay una posible justificación económicamente viable para una empresa, no se realizan trabajos en el medio natural, cuando sin embargo antes se hacían sin más ánimo de lucro que el de sobrevivir.

 En el caso de Fraguas, la propia JCCM, es la actual “propietaria” (habría que dilucidar en que condiciones contractuales históricas) de las 1134 Has del monte de utilidad pública de Fraguas n.o277. No ha venido ejerciendo mejoras que busquen la recuperación de todos los “palabros bien sonantes” a los que ellxs mismxs abocan. Más bien, han descuidado por inacción, la totalidad del paisaje mono específico de pinos heredado del franquismo, no solo no recuperando los espacios con vegetación endémica, si no hasta el punto de que en el año 2014 se quemara la mayor parte de la masa forestal del monte, excepto las proximidades al casco urbano que protegieron precisamente lxs nuevxs vecinxs a los que hoy día quieren meter en la cárcel. Qué decir de la cesión del monte al Ministerio de Defensa durante los 90, para la práctica de maniobras militares, quienes terminaron por cierto de destruir las pocas casas que aun quedaban en pie.

 A Lalo, a Isa, a Isaac..., se les acusa desde la Consejería de Agricultura y Medio Ambiente de la JCCM, a través de denuncias del SEPRONA y de Agentes Medioambientales, de usurpación del monte público (público y abandonado en su gestión), de delitos contra la ordenación del territorio (territorio que habrá que ver de qué manera la administración se adueñó del monte que nunca fue suyo, si no de lxs vecinxs de Fraguas), por residuos (los normales y provisionales que se generan mientras reconstruyen sus casas), por abandono de vehículos o estacionamiento de los mismos en verano (que vivan en el campo no quiere decir que no dispongan de coches en perfecto funcionamiento y que el casco urbano hoy día esté contemplado en catastro como rústico no es culpa de ellxs), por roturación de 2600m2 para un huerto (que lxs agentes denunciantes tengan que comprar la verdura en los supermercados, no quiere decir que éstas salgan de las bolsas de plástico)...y hasta la Confederación Hidrográfica les quería sancionar por recuperar el caudal natural para uso doméstico y de la fuente del pueblo, que venía del sistema de riego del antiguo vivero.

 Por todo ello piden penas de cárcel y sanciones que por supuesto no van a acatar y continuarán defendiéndose por tener la conciencia bien tranquila de no haber realizado ningún atentado ecológico contra el medio natural, ni delito alguno, al contrario, están reconstruyendo lo que las distintas administraciones dejaron morir y otras destruyeron, están reconquistando sus vidas en libertad.

  Lxs nuevxs vecinxs, lxs nuevxs pobladorxs como se definen ellxs, vinieron precisamente de las ciudades en donde ya no es soportable a nivel humano el convivir ni el respirar gratamente, en donde es más difícil llevar a delante proyectos colectivos evadiéndote de las instituciones y contraproducentes normas. Quizás pensaron que en Fraguas encontrarían las libertades que todxs anhelamos constantemente pero que no nos atrevemos a apostar por ellas, a veces por miedo a la represión, otras por miedo a salirse del sistema socio- laboral. Pero cuando no tienes muchas más salidas para desarrollar una vida en plenitud, o las que se te plantean son escasas en principios y valores, te dejas llevar por lo más innato al ser humano, ejercer la libertad de elegir en dónde, con quién y de qué manera se van a desarrollar tus inquietudes bajo la autogestión, el asamblearismo, el respeto al medio y a lxs compañerxs. Ni más ni menos que tal y como aquella lámina de acuarela colorida describió la vida de lxs antiguxs vecinxs de Fraguas.

 CNT no se queda impasible ante los acosos a tener que abandonar los espacios comunes, que siendo de todxs, entendemos que en ellos se han de desarrollar proyectos de vida social y ecológicamente asumibles por el medio natural que les rodea, sin dejar huellas que marquen negativamente la presencia de la sociedad. Pedimos que las instituciones retiren todos los cargos sobre lxs vecinxs de Fraguas, que no han cometido alteración grave alguna sobre el medio, si no más bien tratan de reconstruir las ruinas y de aprovechar los recursos de lo que un día la administración expropió, mal gestionó y quien sabe si mañana no venderá a manos privadas cambiando sus normas. Tratan en definitiva de reconstruir sus propias vidas, vidas que les fueron expropiadas, mal gestionadas y mercantilizadas al capital, por el actual sistema de democracia neoliberal.

CNT EN LUCHA POR LA RETIRADA DE TODOS LOS CARGOS A LOS POBLADORES DE FRAGUAS.

Más información en: http://fraguasrevive.blogspot.com.es/

 

APLAZADO EL JUICIO PENAL CON TRANSPORTES SEGURA. NO NOS VAN A PARAR.