TÚ NO DECIDES NADA.

  • Imprimir

Este año toca elegir nuevos amos, además por partida doble (primero a nivel nacional y después a nivel europeo, municipal y autonómico).

Ya ha comenzado el bombardeo propagandístico electoralista con el fin de arañar unos cuantos votos de algunxs indecisxs que no saben si decantarse por los partidos tradicionales o por los nuevos populistas, que a pesar de sus diferencias todos ellos muy constitucionalistas y defensores de la sacrosanta democracia (esa heredada de la dictadura franquista) y de la defensa del Estado y por ende del capitalismo que lo sustenta.

Fieles a nuestras ideas de libertad, autogestión y autonomía para decidir no podemos más que oponernos a esta forma de sometimiento voluntario y hacemos un llamamiento por la abstención activa, por seguir luchando fuera de las urnas; porque ese no es nuestro camino.

El hecho de acudir a votar y delegar en alguien que ni siquiera conoces, y que probablemente defienda unos intereses que no son los tuyos nos parece un acto de irresponsabilidad política enorme, ya que estás otorgándole el poder a otrx para que decida por ti lo que el considera (o no) mejor para ti y el resto de habitantes. Y es esa acumulación de poder la que al recaer en unas pocas personas lo convierte en un sistema completamente injusto y autoritario.

Porque quienes defienden el derecho al voto no hacen otra cosa más que entregar su derecho de representarse a si mismos y otorgarle el control de sus vidas a partidos y políticos, además de sustentar un sistema político corrupto y apuntalar el capitalismo y los valores autoritarios del Estado.

Pero es que además, quienes nos negamos a apoyar todo esto y luchamos contra el capitalismo de verdad y no queremos participar de esta farsa nos encontramos con todo el aparato represor del Estado en forma de multas o incluso prisión por no acudir de manera obligada a las mesas electorales del paripé electoralista democrático.

Como reza una de las máximas del anarquismo: NI MANDAR, NI OBEDECER.

¡CONTRA EL ESTADO Y EL CAPITAL! ¡ABSTENCIÓN ACTIVA!