De paros parciales a huelga indefinida

     Desde anoche, una veintena de trabajadores de Josefrans Aragón, subcontrata de Vicasa en Azuqueca de Henares, ha iniciado la huelga indefinida para protestar por el empeoramiento de sus condiciones de trabajo.
     Los paros parciales comenzaron el pasado domingo, a las 22 horas, y anoche se transformó en huelga indefinida. “La empresa ni siquiera nos ha llamado para reunirse con nosotros”, lamenta Miguel Ángel Rojo, delegado.
     A estas horas, cerca de una decena de empleados permanece a las puertas de la compañía. Para aguantar las bajas temperaturas, han levantado una especie de ‘caseta’ donde pasar las noches. La intención es continuar hasta que la compañía rectifique.
     Según Rojo, la plantilla lleva trabajando para Vicasa veinte años, aunque con diferentes empresas. La última (la tercera) ha sido Josefrans Aragón, que consiguió hacerse con la logística de Vicasa gracias a una oferta muy económica y, según el representante sindical, “a costa de los trabajadores”. La plantilla, que fue subrogada por Josefrans hace un año, debe decir adiós al tiempo del bocadillo y asumir un calendario laboral que supone trabajar más y cobrar menos. Y todo sin una negociación previa con el delegado sindical. “Antes, trabajábamos seis y librábamos tres. Ahora nos proponen trabajar seis y librar dos, por lo que no descansas”.
     A pesar de los paros y la huelga iniciada a partir de las diez de la noche del martes, la compañía está sacando adelante el trabajo “con personas de fuera de Azuqueca o gente ajena al transporte”, por lo que ya han presentado una denuncia a la Inspección de trabajo. A principios de año, los trabajadores amenazaron con llevar a cabo una huelga por los mismos motivos, pero fue desconvocada en el último momento tras el compromiso de la compañía a buscar una solución negociada.
Extraído de DHenares