Prohibido protestar. Razón: Hiendalencina

 


 
         Indignación en el pequeño municipio de Hiendelaencina, de apenas 147 habitantes, cuando trataban de encerrarse, por segundo día consecutivo, en el centro de salud que desde este lunes deja de prestar servicio a partir de las tres de la tarde. Hasta doce guardias civiles se trasladaban al municipio para impedir el paso a medio centenar de vecinos, la mayoría de avanzada edad. Según su alcalde, Mariano Escribano, la orden procedía de la Subdelegación de Gobierno de Guadalajara. “Se han vivido momentos de mucha tensión… ¡ni que fuéramos terroristas!”. Éste es su relato de los hechos:
  • 14.20. El alcalde Mariano Escribano y varias decenas de vecinos se dirigen al centro de salud de Hiendelaencina para encerrarse durante unas horas, tal y como hicieron ayer, hasta su desalojo. A esa hora, dos parejas de la Benemérita limitan el acceso al interior. La orden es permitir el acceso de dos en dos.
  • 14.40. Conforme se acerca la hora del cierre, comienzan a llegar más vecinos de Hiendalencina y alrededores. También más agentes (seis repartidos en tres coches). En ese momento prohíben el acceso al interior del centro y señalan que, quien quiera entrar, “presente su DNI y se atenga a las consecuencias”. Se viven momentos de mucha tensión. “Ha habido gente que se ha marchado llorando y gritando que hacía mucho frío”, lamenta Escribano. “Una cosa es que te quiten los médicos y otra que personas de 70 y 80 años se vean rodeadas por 12 guardias civiles”, denuncia.
  • 15.00. El centro de salud de Hiendalencina, en cumplimiento con la orden del Gobierno regional, cierra. El personal médico abandona las instalaciones. En las inmediaciones, continúan usuarios “a pesar del frío” para exigir al Gobierno de Cospedal que no cierre las urgencias.
  • 16.30. Los vecinos abandonan la protesta. “Ha sido indignante, sientes una impotencia tremenda”, lamenta. Asegura que mañana, volverán a manifestarse frente al ambulatorio.
          Desde la Subedelegación de Gobieno se explica que su labor consiste en "establecer los mecanismos necesarios para garantizar los derechos constitucionales", invitan a que "cualquier ciudadano denuncie la actuación si considera que su derecho fundamental ha sido vulnerado" y defienden la "buena actuación" de los agentes hasta allí desplazados.   (Extraído DGuada)