Tunez: Se acabó la libertad

Maquiavelo decía, con otras palabras, que el príncipe a veces, cuando pierde legitimidad ante su pueblo, tiene que llamar a la continuidad "revolución". Se cambian los nombres no porque hayan cambiado las cosas sino para que todo siga igual. O parecido, porque los nombres son también cosas -como guantes- que no se ajustan a todas las situaciones. En la antigua China, los emperadores que iniciaban una nueva dinastía, tras un golpe palaciego, cambiaban todos los pesos y todas las medidas y comenzaban desde cero el cómputo del tiempo. Ben Alí derrocó desde dentro a Bourguiba y a ese putsch cortesano lo llamó el Gran Cambio, le Grand Changement. Y si es verdad que nunca había ocurrido antes que un pueblo árabe derrocase a un tirano, una gran contracción se vive en estos días en Túnez, donde empieza a temerse, tras el asalto ayer a la Qasba, que todos los sacrificios de estos días hayan sido inútiles.

- Es como si nunca hubiera habido un 14 de enero -resume desolada Amira.

La policía, en efecto, tras dos semanas de contención, ha vuelto a adueñarse de la situación. Ayer rompió manos y piernas en la Qasba y durante todo el día han circulado listas sin confirmar de muertos y desaparecidos. Al menos veinte detenidos seguían esta tarde en comisaría. Y sobre la plaza de la Qasba quedaron ayer, entre mantas, jaimas y cacerolas, decenas de teléfonos móviles desperdigados. De muchos de los dispersados de ayer no se sabe nada. Entre tanto esta mañana, 12 horas después, mientras se repintaban las paredes de lo que fue durante cinco días el ministerio del pueblo, La Press publicaba en portada una fotografía de la concentración triturada con el titular: “en la Qasba la caravana de la libertad sigue las protestas”. La revolución es ya la marca -la chispa de la vida- de un gobierno que teje en la oscuridad y de una prensa que utiliza nuevos nombres para nombrar las mismas cosas.

Los inversores extranjeros se impacientan y EEUU, pendiente de Egipto, quiere sofocar definitivamente el foco tunecino. Las protestas, debilitadas por la claudicación de la UGTT, se reprimen ahora sin contemplaciones. A los tunecinos, que se habían acostumbrado a campar a sus anchas en la avenida Bourguiba, se les ha recordado durante todo el día que hay una ley marcial, que las manifestaciones están prohibidas, que es la policía, y no el pueblo, la que ocupa las calles. Bombas lacrimógenas y golpes de porra han escandido una jornada en la que los medios internacionales, volcados sobre Egipto, ni siquiera estaban presentes -o apenas- en la rueda de prensa de Human Rights Watch. Empezábamos a habituarnos a saltar y ahora hay que aprender de nuevo a correr.

Pero en esta jornada de resaca -en la que el mar retrocede llevándose los restos de la fiesta- he conocido a un tipo enorme, descomunal, un tipo cuyo pesimismo musculoso induce paradójicamente al optimismo. Me lo ha presentado el periodista italiano Gabriele del Grande, admirado reportero que se toma en serio su profesión, y hemos pasado algunas horas con él. Se trata de Redha Redhaoui; es un abogado de Gafsa que ha dedicado los dos últimos años de su vida a defender, sin atender a riesgos ni a ambiciones, a los encausados por las revueltas mineras de 2008 en Redeyef y los otros pueblos de la región. Es un hombre grande, cuadrado, de cabellos grises y maneras francas y cálidas; gran bebedor, extraordinario narrador de anécdotas jocosas y de una generosidad apabullante. Uno se siente tranquilo a su lado mientras enumera implacablemente los motivos de inquietud.

- ¿Que por qué dio el nuevo ministro del Interior la orden de desalojar la Qasba? No la dio el ministro del Interior. Los nuevos ministerios son de cartón-piedra. No deciden nada. Hay un gobierno paralelo en la sombra.

Ese gobierno paralelo tiene que ver, claro, con la intervención de los Estados Unidos. No es que la revolución haya sido manipulada o provocada desde el exterior, dice; ha sido, al contrario, de una pureza tan grande que su propia autonomía la pone en peligro. Pero desde 2009, mientras todos los demás descartaban esa eventualidad, los EEUU se preguntaban si realmente era posible que los movimientos sociales en el mundo árabe derrocasen un gobierno. El imperialismo estadounidense no accionó ni gestionó las revueltas, pero estaba preparado para ellas. Hasta el punto de que -asegura- el concepto de “revolución de los jazmines”, en el que nadie se reconoce, había sido ya enunciado 8 días antes de la inmolación de Mohamed Bouazizi el 17 de diciembre.

- La situación ahora es muy complicada -dice, recordando la famosa frase de Gramsci. - Nos encontramos varados entre un mundo antiguo que no acaba de morir y un mundo nuevo que no acaba de nacer. En ese hueco se ha despertado de golpe la conciencia de la gente; es una conciencia explosiva que lo quiere todo aquí y ahora, que no está dispuesta a esperar ni a negociar, pero que choca con límites económicos, sociales, políticos muy severos. Esta desproporción entre la libertad pura y sus posibilidades reales de materialización hace complicado maniobrar frente a un régimen que se ha alterado apenas. En ese pantano, entre el mundo antiguo que no acaba de morir y el nuevo que no acaba de nacer, está además la policía, un cuerpo educado para defender la dictadura, muy difícil de controlar y aún más difícil de depurar.

Por otra parte asegura que con la UGTT no se puede contar. Está ocupada en resolver su propia crisis. La dirección está implicada en las entrañas corruptas del sistema y ha colaborado en su sostenimiento impidiendo la formación de otras fuerzas sindicales. Los militantes de izquierdas obligados a operar a su sombra chocan ahora contra límites infranqueables debilitando al mismo tiempo la unidad del sindicato. Las divisiones son grandes, como lo prueba, por ejemplo, el comunicado que el sector de la enseñanza ha repartido en la calle Bourguiba y en el que se apoya la lucha del pueblo contra el gobierno provisional de Ghanoushi.

Mientras habla y bebe cerveza en el Hotel Internacional, Redha Redhaoui comenta la situación en Egipto, cuyas imágenes ofrece Al-Jazeera en tiempo real. Le divierte mucho la reproducción paso por paso de los acontecimientos en Túnez y la paradójica concesión de Mubarak, que por primera vez nombra un vicepresidente o, lo que es lo mismo, un sucesor: Omar Suleiman, jefe de los servicios secretos y el hombre más próximo a Israel. En ese momento suena su teléfono móvil. Le llaman desde Qasserine.

- Mañana han convocado una huelga -dice- y me piden que se alerte a los medios extranjeros para cubrirla. Quedan muy pocos y eso que esto, al contrario de lo que se puede pensar, no ha hecho sino empezar.

Salimos a una avenida Bourguiba revuelta y oscurecida, en la que se han manifestado Las mujeres demócratas, grupos de estudiantes y pequeños coágulos gritones disueltos una y otra vez por la policía. En la calle Marsella, un joven cubierto con una capucha, demacrado, delgadísimo, balbuciente se acerca a nosotros; le muestra a Redha un papel con mano temblorosa y le cuenta que es hermano de uno de los mártires de Qasserine y que no tiene dinero para volver a su ciudad. Redha le pasa la mano por el hombro, le escucha y luego le da discretamente veinte dinares (10 euros), una cantidad descomunal de dinero.

- La primera historia es falsa -dice con picardía- pero la segunda puede ser verdad. Así que apliquemos el principio de presunción de inocencia.

Y luego tenemos que ajustarnos a toda velocidad sobre la boca la mascarilla que nos han dado por la mañana en la avenida Bourguiba y salir corriendo. El aire se vuelve de nuevo tenso y picante. Silban las bombas lacrimógenas y una sombra lejana nos pisa los talones.

En la avenida de Paris aflojamos el paso. Como si no pasara nada, Redha nos propone ir a beber y comer algo. Pero en ese momento suena de nuevo su teléfono móvil. Tenemos que retroceder porque su amiga Faten, una joven de Gafsa a la que nos presentó algunas horas antes, está herida. La encontramos cien metros más allá, sostenida por tres o cuatro personas. Apenas si puede caminar y cuando llegamos hasta ella se desploma en el suelo. La kufiya palestina que le cubre el pelo está manchada de sangre.

- La policía ha entrado en el café y le ha golpeado con la porra en la cabeza -nos dice unos de sus acompañantes.

Redha la levanta, para un taxi y, despidiéndose de nosotros precipitadamente, se la lleva al hospital Charles Nicole.

La atmósfera del Passage es pastosa y sórdida. No hay ni manifestaciones ni protestas. Sólo algunas personas desperdigadas inmóviles en las aceras. Pero hete aquí que de pronto llegan tres furgones policiales, se abren las puertas y desembarca un racimo de uniformados negros. Los contemplamos casi como una curiosidad turística, sin comprender de qué se trata. Luego todo el mundo sale corriendo y nosotros también. Vuelven a detonar las bombas lacrimógenas; corremos, corremos, corremos con el corazón en la boca, con la impresión de que están por todas partes, zigzagueando entre callejuelas y arrastrando con nosotros a todos los que paseaban tranquilamente por ellas.

Cuando llegamos a casa, llamamos por teléfono a Redha. Sigue en el hospital, pero afortunadamente Faten está bien.

Túnez no.

 

Alma Allende


Egipto: alrededor de 100 muertos por las protestas; sigue toque de queda en El Cairo

Sacado de www.elclarin.cl:

 

consuladoegipto

 

Al menos 95 personas murieron entre viernes y sábado durante las protestas contra el presidente de Egipto, Hosni Mubarak, informó la cadena Al Jazeera con base en un recuento elaborado por sus corresponsales en el país, mientras otros medios de información ofrecieron distintas versiones, a causa de los problemas para confirmar los hechos con fuentes oficiales.

Servicios médicos y de seguridad consultados por la agencia de noticias Afp dijeron que el saldo de muertos en todo Egipto es de 102 desde el martes pasado, cuando comenzaron las manifestaciones contra el régimen de más de 30 años.

La cifra incluye el dato de que 10 cadáveres fueron hallados en los alrededores de la localidad de Beni Sueif, 140 kilómetros al sur de El Cairo, donde la suma es de 22, desde el jueves pasado, cuando grupos de inconformes con el gobierno intentaton quemar un cuartel policial.

Según Afp, el viernes fallecieron 62 personas en distintos puntos del país, 35 de las cuales fueron abatidas en El Cairo. Hasta el jueves, todos los medios coincidieron en que la cifra total de decesos por las protestas era de siete, en todo el territorio egipcio.

La agencia Reuters informó que 30 cadáveres –incluidos los de dos niños– fueron llevados al hospital El Damardash, de El Cairo, entre las 13 y las 23 horas de este sábado.

Al Jazeera dio a conocer que de los 95 decesos que sus corresponsales confirmaron en todo Egipto, 27 ocurrieron en Suez y 23 en Alejandría.

Agencias internacionales de noticias confirmaron que en El Cairo hubo cantidades indeterminadas de personas que violaron el toque de queda, a pesar de que el ejército anunció en un comunicado que lo haría respetar desde las 16 horas, es decir dos horas antes de lo establecido el viernes. La orden termina el domingo a las ocho.

En Fayoum, en la periferia oeste de la capital, unos mil presos se amotinaron la noche de este sábado y mataron al director y a otros funcionarios y guardias, según versión de la televisión egipcia.

El opositor Mohamed El Baradei, Premio Nobel de la Paz 2005, consideró insuficiente la designación de Omar Suleiman, ex jefe del servicio de inteligencia, como nuevo vicepresidente, y Ahmed Shafiq, ex comandante de la fuerza aérea, como primer ministro. Las designaciones fueron la primera respuesta de Mubarak a la crisis política, que obligó al gobierno a interrumpir las telecomunicaciones el viernes.

La telefonía celular volvió a funcionar este sábado por breves lapsos en algunos puntos del país, pero el servicio de Internet sigue cortado.

 

Un bosquímano muerto por la prohibición del acceso al agua

Xoroxloo Duxee murió de deshidratación después de que el pozo de agua de los bosquimanos fuera desmantelado.

El 17 de enero comenzará la vista oral del Tribunal de Apelaciones de Botsuana para decidir si los bosquimanos del Kalahari que viven en sus territorios ancestrales tienen derecho al agua.

Los bosquimanos del sur de África, que regresaron a sus tierras en la Reserva de Caza del Kalahari Central tras la victoria judicial previa, han presentado ahora una apelación contra una sentencia del Tribunal Supremo de 2010 que les niega el acceso a un pozo en la reserva que habían usado desde hacía décadas.

La sentencia de 2010, que se produjo casualmente una semana antes de que Naciones Unidas reconociera formalmente el agua como un derecho humano fundamental, ha recibido duras críticas del principal organismo africano en materia de derechos humanos por negar a los bosquimanos su “derecho a la vida”.

Sin el pozo, los bosquimanos se ven obligados a hacer duros viajes a pie o en burro para traer agua desde fuera de la reserva.

Puesto que las negociaciones con el Gobierno han fracasado, los bosquimanos han optado por la vía judicial para obtener el acceso a su pozo. Los bosquimanos, que simplemente quieren permiso para usarlo, han presentado su apelación basándose en el hecho de que negarles el agua los somete a un trato inhumano y degradante.

Al mismo tiempo que prohíbe a los bosquimanos acceder al agua, el Gobierno de Botsuana ha excavado nuevos pozos para animales salvajes dentro de la reserva, y está previsto que dé luz verde a Gem Diamonds para abrir a la minería de diamantes una de las comunidades bosquimanas. También permitió a Wilderness Safaris instalar un alojamiento turístico de lujo en territorio bosquimano dentro de la reserva que incluye bar y piscina para los huéspedes.

El presidente Ian Khama, cuyos sobrino y abogado personal forman parte de la Junta Directiva de Wilderness Safaris, ha descrito la forma de vida de los bosquimanos como “una fantasía arcaica”, y recientemente se refirió a ellos como “primitivos” y “atrasados”.

Un bosquimano de la región, que desea permanecer en el anonimato, declaró: “Aún tenemos esperanza, no de que se nos dé nada, sino de que simplemente se haga justicia y [se reconozcan] nuestros derechos. El Gobierno espera que, negándonos el agua, nos va a obligar a irnos de la reserva una vez más. Pero ya deben de saber que estamos decididos a vivir con nuestros antepasados en la tierra que hemos conocido desde el principio de los tiempos”.

En 1977, el antropólogo americano Gerald Weiss dijo: «Ningún biólogo debe afirmar que la evolución del reino orgánico hace necesaria o deseable la desaparición de las formas primitivas, así que ningún antropólogo debe contentarse con permanecer como observador pasivo de la extinción del mundo tribal. Las últimas culturas tribales están en serio peligro. Cuando desaparezcan, no volveremos a ver nada igual. Las culturas estatalizadas no industriales han unido sus fuerzas con los estados industrializados para eliminarlas. La razón de esto estriba en la naturaleza contrapuesta de las culturas estatales y tribales: las primeras son más grandes, poderosas y expansionistas. Las culturas tribales, que representan una forma cultural más antigua, son denigradas como salvajes y consideradas como un anacronismo en el mundo moderno».

Una bosquímana entrevistada por Survival International afirma: «Que nos llamen primitivos. Que nos llamen gente de la Edad de Piedra pero nuestra forma de vida es buena para nosotros. Hemos visto su desarrollo y no nos gusta»

 

Survival International pone a disposición de la comunidad internauta una serie de posibles ayudas:

- Firma la recogida de firmas para exigir a Wilderness Safaris que retire su alojamiento turístico de lujo de la tierra de los bosquimanos

- Haz un donativo a la campaña por los bosquimanos (y a otras campañas de Survival).

- Escribe una carta al Gobierno de Botsuana mostrando tu preocupación.

- Escribe a la Embajada de Botsuana de tu país. Puedes encontrar la dirección a través de www.embassiesabroad.com.

- Escribe una carta a tu diputado/a (España) o a tus senadores y congresistas (EE.UU).

- Si quieres implicarte más, ponte en contacto con Survival.

- Visita la página web de los bosquimanos.

- Página oficial de los Bushmen, bosquímanos del Kalahari.

- Noticia en Survival International: http://www.survival.es/noticias/6841

- http://www.survival.es/indigenas/bo...

- 13/12/2010: Manifestaciones racistas del presidente de Botsuana contra los bosquimanos 13 diciembre 2010

http://www.tercerainformacion.es/spip.php?article21317

Dos muertos en las protestas en Argelia

Los disturbios que sacuden desde el martes a Argelia han dejado dos muertos y 320 policías heridos, según ha confirmado hoy el ministro del Interior, Dahou Ould Kablia. A la muerte de Azzedine Lebza, tiroteado ayer cuando pretendía penetrar a la fuerza en la sede de la prefectura en Msila, se ha sumado hoy la de otro joven herido grave en Bousmail, a 50 kilómetros al oeste de la capital. Mientras, siguen las protestas contra el alza desmesurada del coste de los alimentos, informa Reuters

"Ha muerto en el hospital, víctima de sus heridas", ha precisado el ministro, que ha agregado que aún quedan por aclarar las causas de este fallecimiento. Según los medios, la víctima es un hombre de 32 años.

Aunque la cifra oficial es de dos muertos, el periódico El Watan habla de una tercera víctima que ha muerto en el hospital de Mustafa en Argel después de recibir una herida de bala ayer en la tarde en Ain El Hedjal, en Msila.

El diario en lengua árabe Echourouk publica hoy un recuento del Ministerio del Interior no hecho público según el cual hay 181 heridos por las fuerzas del orden y 245 detenidos durante las manifestaciones. En el mismo recuento, que no ha sido confirmado, se señala que los enfrentamientos, que se iniciaron el martes en Oran, capital del oeste argelino, se han extendido a 18 provincias de las 48 que tiene Argelia, informa Efe.

El mismo diario reproduce una declaración del ministro del Interior, según la cual hay investigaciones en curso para determinar quiénes "han provocado los disturbios", y les califica de "enemigos de Interior". Ould Kablia ha señalado que las fuerzas de seguridad han recibido la orden de no utilizar fuego real "independientemente de las circunstancias" y de evitar posibles enfrentamientos con los manifestantes.

Según testigos citados por Reuters, hoy se han registrado protestas en Tizi Ouzou y Bejaia, en la región de Kabylie, en el este de Argelia, que se considera un bastión de insurgentes de Al Qaeda en el Magreb.

Los regímenes de Argelia y de Túnez reforzaron ayer la seguridad y recurrieron a las detenciones para intentar desactivar las protestas callejeras que estallaron el martes en las principales ciudades argelinas, pero que en su vecino oriental duran ya, de forma intermitente, desde hace más de tres semanas.

El titular de Comercio argelino, Mustafá Benbada, anunció que hoy sábado se celebrará un consejo interministerial extraordinario dedicado a examinar cómo atajar la subida del precio de los productos de primera necesidad. Aunque el ministro no mencionó los disturbios, el brusco incremento del aceite, azúcar, etcétera, fue la causa esgrimida por los jóvenes desempleados para echarse a la calle.

 

Fuente: El País


Violentas protestas en Túnez y Argelia por el alza de los precios de productos básicos

Las protestas en Túnez se extienden a la vecina Argelia, el país más poblado y rico del Magreb. En la capital, en una decena de ciudades, entre ellas Boumerdes, y, sobre todo, en Orán, la segunda aglomeración urbana del país, cientos de jóvenes se enfrentaron muy violentamente a las fuerzas del orden a lo largo de la tarde del miércoles y, a veces, hasta la madrugada de ayer jueves.

El origen de la protesta no es tan preciso como lo fue en Túnez, pero sí es igual de espontáneo. Los primeros brotes de descontento surgieron el martes en Argelia, pero fue al día siguiente cuando los jóvenes, a veces encapuchados y provistos de palos o de barras de hierro, se apoderaron del centro de Orán y de al menos cuatro barrios de Argel, incluido el céntrico de Bab el Oued.

Se echaron a la calle para denunciar la subida de los precios de algunos productos básicos, como el aceite y el azúcar, destrozaron el mobiliario urbano, y apedrearon y lanzaron cocteles "molotov" contra edificios públicos, empezando por alguna comisaría como la de Bab el Oued. "El Estado seguirá subvencionando los productos de primera necesidad", se apresuró en declarar el ministro de Comercio, Mustafá Benbada, en un intento de acabar con la revuelta.

En Argelia la rebelión es más juvenil, menos masiva, y más violenta que en Túnez. Más allá de sus desencadenantes puntuales en ambos casos pone de relieve la desesperación de una juventud mayoritariamente en paro, que se considera sin futuro y oprimida por regímenes autoritarios aunque de distinto signo económico, liberal en Túnez y con reminiscencias socialistas en Argelia.

En Túnez la revuelta, que empezó hace tres semanas con la inmolación de un joven de 26 años cuyo carrito de vendedor ambulante fue volcado por la policía, continuó ayer con una huelga convocada por los colegios de abogados y que fue seguida por el 95% de los 8.000 letrados del país, según su decano Abderrazak Kilani. Cientos de ellos se concentraron en el vestíbulo del Palacio de Justicia de la capital bajo la atenta mirada de los antidisturbios que no intervinieron.

La policía sí actuó, en cambio, para apresar ayer de madrugada a uno de los más célebres blogueros, Hamadi Kalouicha, y a "El General", un rapero que compuso una canción cuya letra reza "Presidente, tu pueblo está muerto", según la web alternativa Nawaat.org. Decenas de personas menos conocidas han sido también detenidas en todo el país.

Pese a la represión policial, algunas de las figuras tradicionales de la oposición al régimen, a las que la revuelta pilló por sorpresa, están convencidas de que las protestas seguirán. Continuarán porque más allá de los "métodos bárbaros" de las fuerzas del orden "no ha habido respuesta del poder a las legítimas reivindicaciones de la población", declaró a la televisión "France 24" la abogada Radhia Nasraoui, presidenta de la ilegal Asociación de Lucha contra la Tortura.

Sihem Bensedrine, portavoz del ilegal Consejo Nacional de las Libertades y exiliada en Barcelona, se atreve incluso a vaticinar, en conversación con este corresponsal, que "estamos ante el fin del régimen del presidente Ben Ali". ¿Por qué? "Nunca en la historia contemporánea de Túnez un jefe de Estado ha sido tratado así por ciudadanos de a pie que por tradición y por miedo respetaban hasta ahora las instituciones", responde.

"Los eslóganes coreados masivamente en la calle demuestran el desprecio que inspira el régimen », prosigue Bensedrine. Las consignas más repetidas por los manifestantes son, según ella, "¡Ben Ali, cobarde!", "¡Ladrones, devolved el dinero al pueblo!", "¡Fuera los ladrones de Cartago!", la sede del palacio presidencial que Ben Ali ocupa desde hace 23 años.

Abdelatif Bensalem, un intelectual hispanófono exiliado en París, se lamenta, no obstante, que el régimen de su país cuente aún con el apoyo de Francia, Italia y España así como con el de EE UU, países a los que ha logrado convencer de que es un baluarte contra el islam radical. Ningún gobierno europeo ha condenado la actuación de la policía tunecina cuyos disparos causaron la muerte en Nochebuena de dos manifestantes en Mezel Bouzayane.

El secretario de Estado español para la UE, Diego López Garrido, hizo grandes esfuerzos durante la presidencia española para otorgar a Túnez el llamado "estatuto avanzado" del que goza Marruecos desde 2008 y que le convierte en socio privilegiado de Europa, pero no logró rematar la negociación.

IFEX, una ONG canadiense que apoya a la oposición tunecina, intentó celebrar en noviembre, en Madrid, una reunión de disidentes de dentro y de fuera del país, pero no pudo hacerlo porque el Consulado de España en Túnez no concedió visados a dos destacados adversarios de Ben Ali, según los organizadores.

 

 


 

Información en Al Jazeera acerca de los ciberataques a las páginas web del régimen tunecino.

[Argelia] La juventud argelina en la calle

Las subidas de precio y el paro, origen inmediato de las revueltas

Durante las noches del miércoles 5 y el jueves 6, en los barrios populares de Argel ( Belcourt, Casbah, Bab El Oued, Laquiba, Bachdjarah, Belouizdad y Cheraga) y Oran se han producido fuertes enfrentamientos entre la población, especialmente jóvenes, y las fuerzas de orden público. También se han producido enfrentamientos en Tipasa, Djelfa (al sur) y otras ciudades.

Barricadas, coches incendiados, edificios públicos destruidos. Enfrentamiento con barras de hierro y piedras, la cólera y la frustración de la juventud argelina se ha expresado en la calle. En el histórico barrio de Bad El Oled, los jóvenes han atacado la comisaría V del barrio, intentando destruirla. La utilización de armas de fuego y de gases lacrimógenos ha impedido la destrucción de la comisaría.

Las continuas subidas de precios, especialmente de productos básicos como el aceite, la harina y el azúcar, potenciado por la continua especulación sobre los precios de los productos alimenticios, de los que ha habido escasez en los últimos meses, para justificar dichas subidas ha sido el detonante de estas revueltas. Aunque el gobierno solamente reconoce un 11 % de paro, la realidad alcanza el 30 %

La indignación popular se produce en el contexto de un país rico ( se ha pasado de 4.000 millones de dólares a 14.000 millones en el último año por los ingresos del gas y el petróleo) donde dos terceras partes de la población vive bajo el umbral de la riqueza, donde el sueldo base de un funcionario es de 200 dólares, cuando un litro de aceite cuesta 13 dólares y 300 dólares 1 kilo de café.

El gobierno anuncia una ley de control de los precios, que se está discutiendo en estos momentos y que promete entrará en vigor próximamente. También habla de reforzar las medidas contra la corrupción con la creación de un observatorio nacional contra la corrupción. La apertura de varios expedientes contra la corrupción en el seno del ejército multiplican las contradicciones dentro del poder argelino y las distintas facciones del ejército.

Mouatamis

Equipo de Trabajo para el norte de África de la S. de RR. II. de la CGT

http://www.youtube.com/v/vySgygm6ol…>

http://www.youtube.com/watch?v=bX1U…

 

Original: http://www.cgtandalucia.org/La-juventud-argelina-en-la-calle?id_mot=191